EN MILÁN, LA MODA SE RESPIRA.

 

 

Las Fashion Weeks siempre dan que hablar, pero la de Milán ha sido la estrella indiscutida de esta temporada, y era de esperarse, pues esta capital de la moda italiana lleva consigo una propuesta, está cargada de diseño en sus personas, en sus tiendas y en su calendario. No es fortuito que sus pasarelas sean aclamadas en toda Europa y el mundo. Sus propuestas innovadoras se hacen memorables, y no es para menos, pues son puestas en escena realmente alucinantes, como la reciente pasarela de Gucci con dragones y réplicas de cabezas humanas, o los comentados drones que reemplazaron a las modelos en la catwalk de Dolce & Gabbana.

 

 

La ciudad del cuadrilátero de la moda es el lugar donde más tendencias se concentran por metro cuadrado en el mundo, y si es en el marco de las fashion weeks, sí que hay tela para cortar. Continuamos con este especial, y porsupuesto te traemos nuestra lectura de estilo y tendencias de esta exhibicionista y cosmopolita capital.

 

 

 HOMBRE: XXL, CUADROS, CORDONES Y COLOR.

 

 

 

Los italianos, considerados por muchos como los hombres mejor vestidos del mundo -y también los más arriesgados- apostaron por la renovación de clásicos de la sastrería y el color, las mezclas de texturas y materiales notorias en casi todas las colecciones, dejarán su efecto en los armarios masculinos, y servirán de inspiración para todos los perfiles, desde los estrictamente clásicos y elegantes hasta los más atrevidos e informales.

 

 

Los abrigos sobredimensionados, con hombros marcados y largos mucho más abajo de la rodilla, rompieron con las tradicionales siluetas masculinas y se presentaron como la mezcla perfecta entre elegancia, modernidad y estilo, sobretodo para aquellos días en que las temperaturas comienzan a bajar. El calzado será fundamental para proyectar el carácter de tus looks de acuerdo a la ocasión, pues esta tendencia no solo se aplica a la esfera formal, puedes darle un toque rudo con unas botas o uno divertido y liviano con unos tenis.

 

 

Por otro lado el mayor riesgo llegó con otro clásico renovado: Los cuadros. Tanto en su versión minimalista, como en la más excesiva e inresperada, se mezcla en todo tipo de tamaños, colores y proporciones para combinarse con el estilo personal y convertirse en un punto que marque la diferencia, dejando abierta la posibilidad de decidir hasta dónde llegar con este patrón que se reconfigura temporada tras temporada. Esta tendencia podrá llevarse desde el estilo urbano informal hasta el más elegante y sofisticado con la correcta elección de calzado.

 

 

 

 

La comodidad fué otra premisa que marcó la tendencia en Milán, con zapatos para caminar acordonados, bandoleras, riñoneras como accesorios infaltables y siluetas holgadas en todo tipo de prendas. Que nada incomode y sea lo más funcional posible, como lo dictan las bases del diseño italiano. Para esta tendencia, las zapatillas de estilo deportivo van con todo, desde lo casual hasta lo más informal, pero al acercarnos a los trajes formales, las botas aparecen con toda la fuerza para pisar con paso firme. Ambas opciones favorecen la comodidad siempre y cuando lleven cordones.

 

 

 

Si hablamos de color, el beige en toda su gama fue el “Blanco” de Milán, se vió en todo tipo de prendas, complementos y accesorios, convirtiéndose en el básico perfecto para combinar con todo, especialmente colores de alto contraste como el negro, el rojo y todos los azules. Los zapatos beige serán la estocada final para extender esta tendencia y llevarla de pies a cabeza.

 

 

 

 

 

MUJER: FLORES, BOTAS, COLOR, TARTAN Y TWEED

  

En Milán el feminismo se hizo más visible que nunca. Siguiendo por por el mismo camino que han transitado las pasarelas este 2018, este movimiento dejó atrás su lado más retrógrado junto a aquellas mujeres que se desprendían de su esencia para luchar por el poder; y en las colecciones milanesas aparecieron feministas renovadas, que luchan por la equidad apropiándose y jugando con códigos de poder del vestuario masculino, sin perder la sensualidad y el romanticismo. Así, la cintura fué el punto focal de este fashion week.

 

 

 

Si de Londres dijimos que más pareció una primavera que un otoño, de Milán podríamos decir lo mismo pero en este caso por las flores; sí, flores en otoño, y en invierno también. Al parecer sobre las pasarelas italianas las flores dejaron de ser un print exclusivo de la primavera y llenaron de romanticismo los atuendos de la temporada más fría. Son válidas en cualquier tipo de prenda, tanto elegantes, como casuales o informales, e incluso en aquellas deportivas, lo que deja la puerta abierta para explorar cuanto se quiera en el calzado.

 

 

 

 

 

Las bajas temperaturas del otoño y el invierno trajeron botas de caña alta, ¡Muy alta! a las pasarelas de Milán. Pero como la premisa en esta temporada fueron las mujeres poderosas que no pierden su sensualidad, las botas bien puestas se vieron con faldas, vestidos y abrigos, sobre la rodilla o midi. Imprescindibles: Botas miel, vino tinto y toda la gama de tonos tierra.

 

 

El poder del rojo se fue hacia tonos más profundos en las pasarelas italianas, donde el burdeos o vino y los violetas repuntaron como tendencia. El rojo, que ha estado presente durante todo el ciclo F/W 2018-19 en semanas de la moda del mundo, se oscureció en Milano, se fue hacia los tonos más profundos para darle paso al burdeos o vino como tendencia. Su elegancia, sumada a las connotaciones de realeza y religiosas que representa, lo convierten en protagonista del show, con miras a la próxima MET Gala que tendrá como tema “Cuerpos celestes: la moda y la imaginación católica”. Negros, grises, y tonos tierra serán los colores de calzado ideales para acompañar este color.

 

 

 

 

Los tradicionales cuadros de la moda, en Milán fueron impresos bajo el estilo italiano. tweeds y tartanes entraron en el juego de mix & match, con mezclas de ellos en diferentes tamaños y colores dentro de un mismo look, o con otras texturas como brillos y flores para lograr outfits con el balance perfecto entre tradición y vanguardia. Tacones y sandalias serán aliados importantes de esta tendencia europea.

 

 

 

 

 

Copyright © 2019, Freeport Store es una marca de Ensenada S.A. - Todos los derechos reservados - Medellín, Colombia.